Coordinadora Tenerife

Enlaces

Localizador de Buques

Horarios navieras

Acuerdos Financieros

Usuarios Registrados

La unidad, el mejor camino

Fuente noticia: ELDIARIO.es

Mayo es un mes significativo para todos los trabajadores. El día 1 es la fecha de la conciencia obrera, el espejo de muchos años de confrontación y de lucha por los derechos y la dignidad laborales. El colectivo de los estibadores ha sido siempre una muestra viva, compacta y eficiente de esa imprescindible lucha, que no es más que el deseo de justicia social y de un mundo más igualitario.

 

El año 2017 es para nosotros, para los trabajadores portuarios, un año especial, y podemos incluso decir que hasta crucial. Ante las presiones de un sistema que por momentos no entiende de términos básicos como igualad y condiciones laborales justas, nuestro colectivo se ha reorganizado en una postura que no admite dudas ni posiciones intermedias. Está en juego nuestro futuro, la vida de un sector que se ha constatado altamente productivo en los últimos años y que también representa el futuro de muchas familias que dependen directa e indirectamente de esos puestos de trabajo.

Con este escrito, durante el presente mes de mayo, queremos hacer llegar un mensaje global, no solo atendiendo a nuestros intereses directos en el conflicto abierto con el Ministerio de Fomento, sino queriendo alentar a toda la clase obrera en el camino de la unidad y del sacrificio conjunto. Creemos firmemente que es la única vía para poder frenar las ansias de conquistas y la ambición sin límites de determinados estamentos económicos.

Por tópico, no deja de ser menos cierto. La división de los trabajadores termina siendo un camino certero hacia la pérdida y el empobrecimiento de derechos laborales. Y ahí, ellos, la parte contraria, no deja espacio a la duda: siempre quiere más para sus intereses. Desde el colectivo de estibadores hemos dado pruebas suficientes de que la unión es la herramienta más válida para combatir sus embistes.

En este 2017 estamos ante uno de los procesos del conflicto más importante de nuestra historia como profesión, y hasta el momento podemos decir con mucho orgullo que seguimos funcionando como un bloque compacto, todos a una. El proceso es largo, las mentiras y el desprestigio sobre el colectivo son realmente espeluznantes, el pulso duro, pero nos alimenta el bien común y el amor por una profesión que debe ser tomada como ejemplo de que justicia social y productividad pueden convivir en el mismo marco laboral. Lo demás, lo que no sea una mirada global sin prisas ni concesiones, será siempre el camino hacia una vida más pobre en valores.

Víctor Morín, miembro del comité de empresa de los estibadores de Santa Cruz de Tenerife