Coordinadora Tenerife

Enlaces

Localizador de Buques

Horarios navieras

Acuerdos Financieros

Usuarios Registrados

Antolín Goya: "Se equivoca quién piense que tener disposición al diálogo supone voluntad sindical alguna de aceptar propuestas que hipotequen el futuro de la profesión"

 
 

 

Fuente noticia: COORDINADORA.org 2015-01-22 22:01:08

 

A la espera de conocer la propuesta de reforma legislativa sobre la estiba de Puertos del Estado como consecuencia de la sentencia del Tribunal de Luxemburgo, el coordinador general de la Coordinadora Estatal de Estibadores Portuarios se pronuncia sobre cómo cree que debería ser esa modificación.

“Coordinadora continúa con el mismo discurso que pactó con la ministra Ana Pastor y con José Llorca, presidente de Puertos del Estado; mantiene su disposición al diálogo y a elaborar una respuesta conjunta a la Comisión Europea de defensa del sistema portuario español”, afirma Antolín Goya, coordinador general de la Coordinadora Estatal de Estibadores Portuarios, ante la noticia de que, previsiblemente en las próximas semanas, se conocerá la propuesta de reforma legislativa sobre la estiba, de Puertos del Estado, como consecuencia de la sentencia del Tribunal de Luxemburgo. “Ahora bien, se equivoca quien piense que la disposición al diálogo supone voluntad sindical alguna de aceptar propuestas que hipotequen el futuro de la profesión. No admitiremos medidas transitorias ni indemnizaciones colectivas que abran la puerta a regímenes que mermen los derechos de los estibadores que vendrán. Nos conoce poco quién piense que luchamos solo por las condiciones laborales actuales; lo que perseguimos es dignificar la profesión y que esta se desarrolle en condiciones óptimas, sin límite temporal”.

“Tengo la duda de si Puertos del Estado facilitó todos los hechos y argumentos necesarios a la Abogacía del Estado para que se realizara una defensa adecuada de nuestro sistema portuario”, continúa Goya. “No encuentro explicación para que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea declare que la ley española, que alcanzó el consenso de todas las partes sociales, económicas y de los dos grandes partidos, PP y PSOE, vulnera el derecho de libre establecimiento de las empresas estibadoras cuando, precisamente por su alto nivel de productividad, el sistema ha captado tráficos e inversiones internacionales. De hecho se han establecido en nuestros puertos nuevas empresas estibadoras que operan internacionalmente”.

“Actualmente, una vez cuestionados, lo que nos toca es defender el sistema portuario español, como competitivo que es, con convencimiento y de manera conjunta”, comenta Goya, “dispuestos, como nos exigen desde Europa, a modificar la Ley de Puertos, quizás sería el momento de reflexionar y solventar algunas de sus carencias. Quizás que la norma potenciara el convenio colectivo como herramienta para lograr acuerdos, pues actualmente en este sentido es muy restrictiva, podría ser una vía. Considero que una línea de consenso pasaría por el reconocimiento legal de la capacidad de las partes para asumir obligaciones generales, suprimir límites o ambigüedades y ampliar las materias objeto de negociación en el sector”.

“También me parece que la modificación no debería afectar a la regulación de la relación laboral especial de los estibadores portuarios y así podría despejar, definitivamente, la obsesión de dividir al colectivo de trabajadores en grupos, ofertando a unos la condición de fijos de empresa y a otros la permanencia en un régimen de inestabilidad laboral”.

Antolín Goya finaliza su reflexión sobre la adaptación de la norma con un anhelo: “espero que el proceso para la modificación de la legislación española obtenga el mismo alto grado de acuerdo que el que logró la que se modifica. No sería aceptable una imposición mediante Decreto-Ley de otro modo. Esa manera de actuar, sin consenso, se produjo en 1982 y dio origen a un larguísimo conflicto laboral y social. Deseo que esa lección no haya sido olvidada por ninguna de las partes. Los estibadores, estoy seguro que por unanimidad y sin distinción sindical, la tenemos muy presente, y no asumiremos que, de un día para otro, pasemos a ser desempleados pendientes de un trabajo. Si se diera el caso, lucharemos, como entonces, por nuestros puestos de trabajo”.