Coordinadora Tenerife

Enlaces

Localizador de Buques

Horarios navieras

Acuerdos Financieros

Usuarios Registrados

El Gobierno da hoy luz verde a la reforma de la estiba sin contar con los implicados

Fuente noticia: ELCONFIDENCIAL.com

En principio, el Gobierno llevará hoy la reforma de la estiba al Consejo de Ministros sin previo aviso, sin ponerse en contacto con las partes implicadasy sin remitirles el borrador del nuevo real decreto ley, como había prometido. Así lo han señalado fuentes parlamentarias a este periódico al constatar que la aprobación del R/D figura en el índice del Consejo, aunque podría 'caerse' de la agenda en el último momento. De la Serna mueve ficha para intentar desatascar el conflicto, reiniciar la tramitación parlamentaria y poner fin a unas cuantas semanas de incertidumbre, pero no las tiene todas consigo.

 

La Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar sigue firme en su postura inicial: jamás aceptará un texto normativo que no garantice el mantenimiento del 100% del empleo. De hecho, a principios de abril rechazó la propuesta de acuerdo sobre la reforma del sector planteada por el mediador del conflicto, Marcos Peña, pese al sí de Fomento y al 'quizás' de la patronal. Las empresas condicionaron su apoyo a que el Gobierno concretase el marco jurídico y garantizase el desarrollo de sus compromisos en materia de ayudas públicas. De todas formas, la clave para desbloquear la situación es el apoyo de los grupos parlamentarios.

El nuevo texto será muy similar al ya presentado en febrero, como adelantó este periódico. Lo sustancial no varía, aunque sí se incluirán algunas de las aportaciones del mediador para intentar limar asperezas entre las partes. La propuesta de Peña planteaba la necesidad de una "normativa transitoria" que garantice la continuidad en el empleo. Los sindicatos exigen que el Gobierno refleje este punto en una figura con rango de ley, al mismo nivel que el RD/L. Es decir, no basta con alcanzar un acuerdo en el ámbito de la negociación colectiva para satisfacer a todas las partes.

 

Cómo tropezar dos veces con la misma piedra

Como ya sucedió la primera vez, este 'nuevo' texto llega al Consejo de Ministros sin consenso, con ambas partes perplejas al ver que Fomento no ha contado con ellas —una vez más— ni les ha remitido el texto. "Si se aprueba hoy, es la primera noticia que tenemos", admiten fuentes del sindicato mayoritario de los estibadores. No obstante, al Gobierno le queda un arduo camino por recorrer y no está claro que, ahora sí, consiga recabar apoyos políticos para sacar adelante la reforma en el Congreso.

No obstante, el PP ya tiene apalabrado el respaldo de los ocho diputados del PDeCAT al decreto de liberalización de la estiba. O como mínimo, la abstención. Los populares recurrirán a los nacionalistas vascos y a los regionalistas canarios para salvar este gran escollo ante la imposibilidad de apoyarse en el PSOE. Si las previsiones se cumplen y Ciudadanos también da su brazo a torcer, el Gobierno esta vez sí podrá seguir adelante con la reforma. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, confía en dejar este asunto zanjado "pronto" y vuelve a apelar a la responsabilidad de los grupos parlamentarios.

in su apoyo, se enfrenta a que el Congreso vuelva a tumbar el RD/L como ya hiciera en marzo por 175 votos en contra, 142 a favor (PP y PNV) y 33 abstenciones (Ciudadanos). Esta derrota histórica congeló una reforma imperativa para cumplir con la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia (2014), que obliga a liberalizar el sector. Si no lo hace, España tendrá que pagar unos 23 millones de euros más 134.000 euros por cada día de retraso en la aplicación de la reforma, una sanción que caerá de manera "inminente", en palabras de De la Serna.

El borrador del 'nuevo' real decreto ya estaba listo el viernes pasado y, de hecho, también figuraba en la agenda interna, pero Fomento ha querido esperar a tener bien atados los apoyos antes de presentar el texto en el Consejo de Ministros. El Gobierno debe trabajar con prisa y sin pausa para sacarlo adelante, antes de que a Bruselas se le acabe la paciencia.