Coordinadora Tenerife

Enlaces

Localizador de Buques

Horarios navieras

Acuerdos Financieros

Usuarios Registrados

GOYA: “SI HAY PREDISPOSICIÓN AL DIÁLOGO, LAS MEDIDAS DE PRESIÓN DEBEN ESTAR FUERA DE LA MESA"

Fuente noticia: NAUCHER.com

El cambio de Gobierno ha abierto nuevos horizontes al sector de la estiba, que ha tenido una relación difícil y llena de altibajos con el anterior equipo de Fomento y Puertos del Estado. El coordinador general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM), Antolín Goya, confía en que la relación sea más fluida y pide a los nuevos responsables del ministerio que tengan una actitud más conciliadora. En esta entrevista, Goya repasa con NAUCHERglobal la actualidad del conflicto de la estiba, que en la segunda mitad del año podría quedar resuelto si, como prevé el veterano sindicalista, a finales de julio ya está aprobado el esperado reglamento.

 

 

¿Qué tal relaciones con Fomento tras el cambio de Gobierno? ¿Habéis llamado al Ministerio?


Hemos tenido algún contacto con el PSOE, sobre todo con el grupo parlamentario, que es con el que veníamos hablando. Nos ha parecido razonable esperar un tiempo para que se termine de nombrar a toda la estructura que depende del Ministerio de Fomento y que les dé tiempo de estudiar en qué punto están los temas para poder tener una entrevista fructífera. Lo normal que, saliendo de esta asamblea, a finales de esta semana o principios de la próxima solicitemos una reunión de forma oficial al ministerio y probablemente también a la Secretaría de Estado [de Infraestructuras, Transporte y Vivienda] y a Puertos del Estado.

 

¿Creéis que puede haber un cambio de actitud?


Si algo le reprochamos a la anterior etapa es la imposibilidad permanente de mantener un diálogo y su incapacidad para escuchar e intentar entender los problemas del sector. Durante todo este periodo los contactos con el PSOE han sido muy buenos. Siempre hemos hablado de la necesidad de tener esas vías de diálogo abiertas y esperamos que el nuevo Gobierno mejore sustancialmente al anterior.

 

¿En qué punto está la aprobación del reglamento de desarrollo del Real Decreto de la Estiba?


Nos hemos sorprendido estos últimos días por la penúltima mentira, el penúltimo engaño del secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez Pomar. A mediados de mayo hicimos una comparecencia conjunta en la que dijo públicamente que esa misma semana se enviaría el texto al Consejo de Estado y hemos descubierto que no fue así, que tardó casi un mes. De hecho, fue una semana antes de que lo destituyeran. Es posible que a lo largo de esta semana el Consejo de Estado emita su informe y por lo tanto será ahora una potestad del nuevo Gobierno tomar las decisiones oportunas. Si Gómez Pomar hubiera cumplido con su palabra los plazos serían más cortos, pero aun así el nuevo reglamento podría entrar en vigor a finales julio. Es uno de los principales temas que tenemos que tratar con el Gobierno en la primera reunión.

 

¿Los seis meses extra pactados con Fomento serán suficientes para cerrar las negociaciones con la patronal? ¿En qué punto están?


Creemos que es un plazo suficiente si nos dejan hablar con la tranquilidad necesaria para hacerlo. Si hay una presión permanente sobre el sector, en especial sobre las empresas, que imposibilite alcanzar acuerdos con normalidad será más complicado, pero en principio desde Coordinadora entendemos que ese plazo es suficiente y la otra parte también está en condiciones de asumir esos tiempos.

En cuanto se publique el reglamento nos pondremos a trabajar. Los seis meses empiezan a contar a partir de la aprobación del reglamento. Muy a contragusto, Fomento tuvo que admitir una enmienda transaccional a iniciativa de la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, para que se ampliara el plazo. Hemos mantenido contactos técnicos con Anesco para ir definiendo sobre todo dónde están nuestras diferencias y afinidades, pero evidentemente la negociación como tal depende de la publicación del reglamento.

 

Hasta ahora el año está siendo extraordinario para los tráficos, ¿un retraso en la firma del V Acuerdo Marco podría afectar a la buena marcha de los puertos?


Cualquier mensaje de estabilidad que el país lance al exterior tiene un efecto positivo sobre los volúmenes. 2017 fue un año muy bueno, pero podría haber sido mucho mejor. Vivimos quizá el mayor ataque al sector que se pueda recordar y aun así fuimos capaces de mantener unos porcentajes de crecimiento y unos volúmenes extraordinarios. Este año también va bien, muy bien y, si además terminamos de rematar el V Acuerdo Marco y mandamos el mensaje de que España es un país estable, tendrá un efecto positivo sobre la actividad. Ese es nuestro interés.

 

¿Hay alguna posibilidad de convocar nuevas medidas de presión antes de final de año?


Las medidas de presión siempre son el último recurso. Si hay predisposición al diálogo y a buscar soluciones, las medidas de presión deben estar fuera de la mesa. Nada que nos hace pensar que esta nueva etapa no sea más dialogante y no queremos ni siquiera planteárnoslo de momento. Hay que trabajar para cerrar las negociaciones, hacerlo bien y dar estabilidad y tranquilidad.

 

¿El nuevo escenario ha incrementado la plantilla fija de estibadores? ¿En cuánto?


No sé decir una cifra exacta, pero ha habido ingresos en Algeciras, en Lanzarote, se están planteando en Avilés y en muchos otros puertos, incluso en Valencia, fruto de ese incremento de los tráficos y del buen hacer de las partes, tanto de las empresas como de los trabajadores. La proyección es que si seguimos a este ritmo haya más ingresos y en la medida en que eso se pueda compatibilizar con el régimen de ayudas que puso sobre la mesa Fomento también habrá un rejuvenecimiento de las plantillas.

 

¿Cómo está el expediente de la CNMC? ¿Tenéis noticias?


No hay nada nuevo. Seguimos sin salir de nuestro asombro con este tema. Entendemos que hemos hecho lo que decía el decreto, que no era otra cosa que una subrogación a través de la negociación colectiva. Enviamos ese acuerdo al Ministerio de Empleo, que hizo unas rectificaciones que nosotros asumimos y dio el visto bueno. Después se publicó en el BOE y nos sorprendió que la CNMC abriera un expediente. Creemos que estamos perfectamente legitimados y no deberíamos tener mayor problema.

 

¿Crees que el conflicto por el V Acuerdo Marco ha perjudicado a la imagen social de los estibadores?


Es evidente que en una etapa inicial el Gobierno intentó menospreciar y debilitar mucho la imagen de los estibadores de cara a la sociedad haciendo comparaciones con otros colectivos y contando mentiras. Durante estas negociaciones hemos intentado transmitir la realidad: somos un colectivo que lo único que ha hecho ha sido defender sus puestos de trabajo y el futuro de la profesión y lo hemos logrado a través de la unidad. Eso puede servir de referente para otros sectores y nos prestamos a compartir nuestra experiencia y colaborar en lo que sea necesario. Tenemos claro que si queremos tener un futuro digno y decente los trabajadores debemos solidarizarnos entre nosotros.

 

En esta línea, se habla mucho de los supuestos beneficios de los que gozan los estibadores, pero no se conocen tanto los sacrificios que habéis hecho para sellar la paz social…


Estoy convencido de que hay quien se encarga permanentemente de desprestigiar y menospreciar los sacrificios que hemos hecho e incluso justificar el crecimiento de los tráficos con cualquier motivo excepto por la implicación de los estibadores. Sirva de ejemplo el todavía presidente de Puertos del Estado, José Llorca, que no ha hecho otra cosa que ir en contra de lo que defendía el Gobierno incluso en sede parlamentaria. Independientemente de eso, la imagen de los estibadores portuarios durante el conflicto ha debido salir reforzada. Hemos dado el mensaje de que las cosas se pueden cambiar.

 

Otra de las reivindicaciones del sector es la formación…


Una vez se apruebe el reglamento se habilitará por fin el certificado de profesionalidad para el sector, donde se fijan una serie de horas teóricas y prácticas que habrá que regular y estructurar y que será una de las materias de negociación para el V Acuerdo Marco. Creemos que es un pilar básico que los estibadores tengan un nivel de formación alto que permita mantener los volúmenes de tráficos actuales sin descuidar la seguridad.

 

Hace unas semanas hubo un acto de estibadoras para reivindicar su papel en la profesión. ¿Qué se puede hacer para abrir el sector a las mujeres?


El propio paso del tiempo lo va haciendo por sí solo como en cualquier otro sector. La estiba estaba muy masculinizada, pero se ha ido abriendo a medida que el trabajo se hacía más técnico y menos físico, lo que ha ofrecido más oportunidades. Pero también las mujeres han dado un paso adelante y se han visto capaces de afrontar ese trabajo físico como cualquier otro estibador. El sector se irá normalizando y desde Coordinador vamos a implementar medidas para que haya planes de igualdad que garanticen que se consolide el cambio.