Coordinadora Tenerife

Enlaces

Localizador de Buques

Horarios navieras

Acuerdos Financieros

Usuarios Registrados

LOS ESTIBADORES SE PLANTAN CONTRA LA ROBOTIZACIÓN, LA EVENTUALIDAD Y LA PÉRDIDA DE DERECHOS

Fuente noticia: NAUCHER.com

La asamblea de la zona europea del Consejo Internacional de la Estiba (IDC) ha reunido en Londres esta semana a más de un centenar de profesionales de todo el mundo. Tres días en los que se ha dejado claro que la robotización es la mayor amenaza contra el sector y que ésta es promovida por las empresas en complicidad con Gobiernos estatales y Comisión Europea, además de por otros sindicatos, en alusión a ITF. El neoliberalismo, apuntan fuentes sindicales, ha llegado al punto de proceder con despidos masivos y con la pérdida de derechos laborales.

 

En Londres, los estibadores han dicho basta, mostrando su profundo rechazo a las políticas empresariales que conllevan la destrucción del empleo y, como ejemplo, apuntan a que las terminales automatizadas que mejor funcionan (situadas en Rotterdam o Hamburgo) apenas son capaces de realizar la mitad de movimientos que un profesional bien formado. Además, concretan que el coste de un sistema robotizado no es más barato que el contar con un trabajador cualificado.

Representantes de la ILA, principal sindicato portuario norteamericano de la costa Este, participaron de la Asamblea para poner de manifiesto su acuerdo con el Gobierno de su país y la esfera empresarial para mejorar las condiciones socio-económicas de los estibadores y el apoyo firmado por la Administración y las empresas en Estados Unidos para no construir terminales robotizadas durante los seis años que durará el acuerdo marco.

Se han mostrado también obstaculizados por la política de guerra de guerrillas que lleva a cabo Bruselas, que ha hecho suyo el lema del ‘divide y vencerás’. La situación en España es conocida, con el intento por parte del Gobierno del Partido Popular de dejar a los puertos españoles huérfanos de estibadores para el bien de unas empresas que tampoco están de acuerdo en su amplia mayoría. De no mediar milagro, habrá nuevas movilizaciones: tiempo al tiempo. No obstante, la falta de diálogo viene promulgada desde la propia Comisión, que ha puesto al servicio de los gobiernos nacionales la judicialización del sector y que sigue escondiendo la cabeza en unas mesas de diálogo social que apenas tienen repercusión o trascendencia.

 

Suecia, en situación crítica

Pero no sólo pasa en el Sur del continente. En el Norte, donde –a priori- se insinúa un sistema democrático fuerte –y quizá excesivamente idealizado-, el sindicato de estibadores sueco, que cuenta con el 95% de las afiliaciones del total de la plantilla, ha sufrido más de un centenar de despidos, el impedimento de asistir al lugar de trabajo durante seis semanas o el rechazo a que sus delegados puedan asistir a las reuniones con empresas y Gobierno para negociar la mejor de las salidas y tengan que acabar dependiendo del 5% de los trabajadores afiliados a un sindicato afín a la Federación Internacional de Transporte que actúan en connivencia como si fuese una trama pactada previamente. El apoyo a los estibadores suecos está garantizado a falta de ver nuevos acontecimientos, ya que el sector profesional de estibadores, pese a las diferencias por idioma, localización, etc. sí parece actuar de una forma unitaria. Ya se ha demostrado previamente con las diferentes campañas en España, Portugal o Grecia.

Así, las herramientas previstas por el pleno de la asamblea “prevén agilizar las acciones concretas con el objetivo de preservar el empleo y las condiciones laborales de los cerca de 110.000 trabajadores afiliados al IDC a escala global” y la cúpula del IDC ha decidido ir a por todas y "plantará cara a empresas, asociaciones y administraciones nacionales e internacionales para hacer frente común en este desprecio a la profesión".

 

Gobiernos y empresas, por encima de las leyes

El Consejo Internacional de la Estiba también deja clara su contrariedad a que Gobiernos y las empresas de muchos países pasen por encima de sus propias normativas y legislaciones en materia de seguridad, poniendo en riesgo la vida de los trabajadores. De hecho son varios los estibadores que han fallecido en el último año en puertos de todo el mundo, y no sólo en los países de menor índice de desarrollo.

En este sentido, según nos han explicado asistentes al propio congreso europeo el IDC, hay muchas administraciones que hacen caso omiso de las recomendaciones de la OIT en materia laboral, que implica por ejemplo la contratación de trabajadores eventuales no formados o con poca formación y con condiciones salariales y precarias, “pone en peligro sus propias vidas y la de sus compañeros”.

Según el coordinador general, Jordi Aragunde, “el IDC ha tenido un extraordinario crecimiento en los últimos años que nos ha permitido ganar peso a escala internacional y ser respetados y escuchados por empresas y Administraciones estatales o supra-estatales tales como la Comisión Europea o la Organización Internacional del Trabajo, pero no es aún suficiente para luchar por lo que más interesa, que es el respeto escrupuloso de los trabajadores”, teniendo en cuenta, además, que más del 75% del comercio internacional se mueve a través de los puertos.

En este sentido, según el líder sindical, “no puede seguir sucediendo que grandes multinacionales actúen con tanta suficiencia y permisividad en algunos países en clara connivencia con sus Gobiernos”. Las palabras también fueron suscritas por Anthony Têtard, sindicalista de la CGT reelegido como coordinador de la zona europea del IDC: “no podemos permanecer en silencio ante las injusticias políticas y sociales. Debemos denunciar y mostrarnos para que los trabajadores tengamos plena libertad. La dictadura capitalista y neoliberal nos debilita”.