Coordinadora Tenerife

Enlaces

Localizador de Buques

Horarios navieras

Acuerdos Financieros

Usuarios Registrados

Penúltimo trámite del V Acuerdo Marco. Turno ahora del Gobierno y de Competencia

Fuente: NAUCHER.com

Ayer, tras varios años de negociación, con sus altos y sus bajos, la patronal de las empresas estibadoras y los representantes de los trabajadores llegaron a un preacuerdo para zanjar el V Acuerdo Marco del sector de la estiba portuaria (al que pueden acceder desde este enlace). Se hizo en el transcurso de una reunión en Madrid donde –nos cuentan- no faltó ni la sinceridad ni la cordialidad y donde destacó el papel del presidente de Puertos del Estado, Salvador de la Encina, junto al del coordinador general de Coordinadora, Antolín Goya y el secretario general de Anesco, Pedro García.

 

Caras de tranquilidad tras el encuentro ya que ahora, el papel se juega en el tejado de un Gobierno que sí ha ayudado a la resolución del problema. En las próximas líneas pasaremos a analizar el texto del preacuerdo. Antes no obstante cabe recordar que este documento, como cualquier convenio colectivo, deberá pasar por la aprobación de la Dirección General de Trabajo del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social que comanda en funciones la socialista Magdalena Valerio, y por el filtro de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

No debería haber problemas para pasar ese corte, ya que el resultado de la negociación ha sido arbitrado por los juristas Francisco González de Lena y Julio Costas (expertos en Derecho laboral y de la Competencia, respectivamente) que, como copresidentes de la comisión negociadora, será los encargados de transmitir las 79 páginas del documento a ambas entidades.

Una vez finalizado ambas diligencias, que pueden demorar –por su tramitación de urgencia- no más de 15 días, según recordaban desde la patronal, “el avance producido en la comisión negociadora del acuerdo estatal requiere, para la definición final del marco de las relaciones laborales, la adaptación de los convenios de ámbito inferior a la normativa actual vigente”, por lo que se insta a los trabajadores a no cesar el diálogo antes de que el V Acuerdo Marco sea refrendado y de aplicación en el Código Laboral español.

Desde Anesco han dejado claro que “avanzar en la búsqueda de soluciones supone cesiones y renuncias a posiciones defendidas”, pero “genera la necesaria estabilidad de los puertos”. Añaden que el documento representa una evolución del sistema de estiba en España y se adapta al marco jurídico tras los acuerdos alcanzados para dar cumplimiento a la Sentencia condenatoria del Tribunal Europeo.

Por su parte, los estibadores valoraban ayer positivamente el documento consensuado y los puertos funcionan a pleno rendimiento y con total normalidad, tras la desconvocatoria de la huelga prevista y la presión ejercida. Hoy ha habido paros menores en algunos de los principales recintos portuarios del país porque los responsables sindicales han convocado asambleas para explicar a sus compañeros los pormenores del preacuerdo alcanzado.

En todo caso, desde Coordinadora, como sindicato mayoritario del sector y que ha llevado la voz cantante en el proceso de negociación, recuerdan que  “este es sólo un paso más para poder culminar el proceso de negociación de los convenios colectivos locales”. En este sentido, el líder sindical Antolín Goya hizo “un llamamiento a las empresas locales para acometer la negociación lo antes posible, para conseguir renovar los convenios a tiempo. Entre todos debemos dar cumplimiento a la ley, pues según dicta el RDL 9/2019 el 31 de diciembre de 2019, estos convenios habrán de estar adecuados a las normas legales que modifican el sistema portuario español, los Reales Decretos-leyes 8/2017, de 12 de mayo y 9/2019, de 29 de marzo. El objetivo irrenunciable es conseguir la estabilidad y productividad del sector”.

El Preámbulo del futuro convenio del sector remarca desde su inicio que “la estiba portuaria ha sufrido una profunda modificación legislativa para dar cumplimiento a la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 11 de diciembre de 2014, recaída en el Asunto C-576/13” y, en este sentido, “dado el carácter esencialmente irregular de los trabajos portuarios, procede conforme al Convenio Internacional nº 137 de la OIT, dotar de estabilidad y calidad al empleo que, no solo es el objetivo laboral nuclear del convenio colectivo, sino que también los es del nuevo marco normativo, pues, siguiendo la sugerencia del Tribunal de Justicia, el legislador atribuye a los CPE la función de ‘estabilizar’ y elevar la calidad (a través de la formación) del trabajo portuario. En efecto, a tal fin, se restringe la condición de socio del CPE a las empresas estibadoras y el objeto social al empleo de trabajadores de la estiba portuaria para su puesta a disposición de los socios y de otras empresas estibadoras, así como a la formación profesional de aquellos.

 

Principales puntos del preacuerdo

El preacuerdo predispone a que los Centros Portuarios de Empleo actúan de facto como “entidades mutualizadas”, lo que redunda en la «complejidad y singularidad a la negociación colectiva en este sector», ya que de ellos depende «la contratación y formación de trabajadores de estiba portuaria para su puesta a disposición de los socios y otros operadores».

Dentro de estas funciones y “con el objeto de satisfacer el objetivo laboral de estabilidad en el trabajo portuario y desincentivar comportamientos oportunistas o parasitarios en perjuicio de sus competidores, las partes convienen que el socio que se separa pero continúa en la actividad estibadora que venía desarrollando durante su pertenencia al CPE –beneficiándose del ahorro de costes laborales que supone la mutualización con sus competidores de trabajadores de estiba portuaria- adquiere la obligación convencional de contratar los estibadores portuarios del CPE que regularmente venía solicitando o, en su caso, de asumir los costes que puedan derivar de la rescisión de los contratos de trabajo en cuestión”. Sin duda, un toque de atención para aquellas empresas que renegaban de la patronal Anesco y que en su momento se unieron en Asoport.

En consecuencia a los explicado con anterioridad, “las disposiciones del presente convenio, acordadas por las partes legitimadas con base en los derechos constitucionales de libertad sindical y negociación colectiva (artículos 28 y 37 CE) se interpretarán, en todo momento, sin que contradigan las disposiciones del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea”.

 

Las empresas, en la dirección de la actividad laboral

Como reclamaba Anesco como uno de sus puntos inquebrantables, el preacuerdo supone que “son potestades propias de las empresas estibadoras el ejercicio de las facultades de dirección, organización y control de la actividad laboral de los trabajadores portuarias en los términos previstos en el artículo 20 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores. Idénticas facultades le corresponden a la empresa en el caso de que la contratación de los trabajadores portuarios se hay realizado por medio de centros portuarios de empleo o empresas de trabajo temporal. Entre las facultades de dirección y organización se entiende incluida la de designar al personal necesario para realizar cada una de las actividades portuarias. El texto muestra  cierta flexibilidad, en todo caso, en las manos.

En materia de seguridad en el Empleo, el texto marca que «La plantilla de los CPE y de las empresas estibadoras dedicada a la actividad del ámbito funcional del presente acuerdo deberá ser cubierta, en un mínimo del 75%, por contratos laborales indefinidos a tiempo completo». Además, regula que en el 25% restante se computará –por obligación- la contratación los contratos formativos y los contratos a tiempo parcial con jornada inferior al 70% a la jornada ordinaria».

 

Incorporaciones de trabajadores desde los CPE

Una victoria de los trabajadores está en el Articulo 15 que señala explícitamente que «Cuando una empresa estibadora pretenda la incorporación a su plantilla de personal mediante contrato por duración indefinida o determinada en las condiciones indicadas realizará [obligatoriamente] la oferta de empleo a todo el personal de los CPE que operen en el mismo puerto donde la empresa incorporaría el personal».

En este sentido «La oferta, que será innominada, detallará las características del puesto de trabajo e identificará grupo profesional, especialidad y funciones; duración del contrato y tiempo de trabajo (completo o parcial); y las condiciones laborales y económicas que, como mínimo, serán iguales a las de los trabajadores del CPE en condiciones de trabajo homogéneas». Además, «el tiempo de servicio prestado en el CPE o en la empresa estibadora se computará a todos los efectos como antigüedad en el otro empleador».

En cualquier caso, «el personal estibador portuario estará a disposición del CPE para su puesta a disposición de las Empresas Estibadoras acudiendo a los llamamientos que se hayan convenido mediante convenios o acuerdo colectivo de ámbito inferior».

El Preacuerdo, en su Artículo 17 habla también de los grupos profesionales que divide en I (Especialista), II (Oficial Manipulante), III (Controlador de Mercancía) y IV (Capataz). Este último «dirige y coordina, bajo la dirección e instrucciones de la Empresa, las operaciones portuarias, siendo responsable del desarrollo de la operación y del equipo». Asimismo, “los ascensos y promociones del personal se producirán teniendo en cuenta la formación, méritos y experiencia del trabajador, así como las facultades organizativas del empresario”.

Respecto a las medidas convencionales para la garantía y estabilidad en el empleo, el texto concede «el reconocimiento de los derechos y obligaciones contenidos en el Acuerdo en virtud de los mandatos contenidos, para la garantía y estabilidad en el empleo, en el Convenio Internacional nº 137 de la OIT sobre trabajo portuario, en la Carta Social Europea y en su normativa social, por las previsiones de protección de los trabajadores contenidas en los RRDDLL 8/2017 y 9/2019 y, singularmente, como consecuencia del carácter mutualista, libre y voluntario, en la contratación, formación y uso compartido de personal por medio de los Centros portuarios de empleo (CPE)».

 

Cómo queda la subrogación

El preacuerdo «entiende que existe sucesión de empresas a los efectos previstos en el artículo 44 ET y en el Acuerdo, cuando por cualquier modo valido en derecho se transmite toda o parte de la actividad realizada por un titular del servicio portuario de manipulación de mercancías integrado en un CPE a otro que opera en el mismo puerto y que realizará la actividad sin solicitar al mismo CPE la puesta a disposición de personal con el nivel de ocupación garantizado. A estos efectos, se entiende como transmisión de la actividad económica la cesión por cualquier modo de la empresa, terminales portuarias, transmisión de cartera de clientes o de operativas específicas o cualquier otro modo de suceder a una empresa estibadora en la realización de los servicios portuarios realizados por la misma».

También es necesario destacar que «las empresas estibadoras que continúen o reciban la actividad ([en caso de cese de actividad del CPE] deberán ofertar al personal del CPE afectado la continuidad en el empleo mediante la contratación directa e integración en su plantilla o en la del CPE con el que opere con los derechos y condiciones que se indicarán a continuación».

Por su parte, “en los casos en los que en la empresa estibadora concurriesen causas económicas, técnicas, organizativas o de producción que pudiesen incidir negativamente en los niveles de empleo y ocupación del CPE, la empresa deberá efectuar una aportación al Fondo, por importe equivalente a la indemnización que proceda en caso de despido colectivo en el CPE, por cada persona afectada”. Además, «el citado personal tendrá derecho a su incorporación voluntaria en la empresa estibadora».

Como en todos los convenios sectoriales, el de la Estiba también traspone temáticas como la jornada anual, los descansos, las horas extraordinarias, los tipos de jornadas, o las vacaciones anuales.

 

Los sueldos, pendientes de los convenios inferiores

Respecto a la estructura retributiva, son los convenios locales (de cada CPE) los que los fijarán, por lo que está pendiente de aclarar el establecimiento de un salario base según cada uno de los citados Grupos profesionales.

No obstanye, como pasaba en el Acuerdo Marco vigente a día de hoy, «las partes convienen en establecer una garantía de percepción salarial de treinta turnos mensuales. Los turnos no trabajados hasta completar los treinta se percibirán al valor del salario de asistencia o disponibilidad fijado en los convenios o acuerdos colectivos de ámbito inferior».

El Preacuerdo también pone énfasis en la formación y la capacitación profesional de los trabajadores, tanto los que ya ejercen como tal como para las nuevas incorporaciones fijando ésta en manos de la Comisión Paritaria para el Sector de la Estiba, que estará regida por 14 miembros entre los representantes de las empresas y los de los trabajadores.

También se redunda en las políticas de Igualdad y Prevención de Riesgos Laborales. Sobre este último y «para garantizar el cumplimiento de la normativa vigente sobre riesgos laborales en el sector, así como su acomodación tanto a la misma como a las futuras modificaciones que se puedan ir sucediendo a futuro, las partes se comprometen a negociar y desarrollar el presente convenio mediante acuerdos complementarios sobre seguridad laboral».

 

Vigilantes con la automatización

Respecto a los cambios tecnológicos, y «conscientes de que el sector está inmerso en procesos de transformación y automatización, las partes firmantes consideran necesario realizar todos los esfuerzos precisos para evitar, minimizar o solidarizar los efectos negativos sobre la calidad y garantía del empleo. En este sentido, las empresas estibadoras comunicarán a los sindicatos representados en la CPSE los proyectos de inversión que puedan incidir en la estabilidad en el empleo y en los niveles de ocupación».

El acuerdo, que derogará el IV Acuerdo Marco sectorial en vigor, tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre del año 2024, y ya prevé que se vuelva a negociar antes de ese período entre las partes o, en su caso, ser prorrogado. Su aplicación será al día siguiente a su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

Borrador del V Acuerdo Marco del Sector de la Estiba