Coordinadora Tenerife

Enlaces

Localizador de Buques

Horarios navieras

Acuerdos Financieros

Usuarios Registrados

Los estibadores logran que se acepte su plan de ajuste y esperan contrapartidas

Fuente noticia: ELCOMERCIO.es

El conflicto en la estiba y desestiba en el Puerto de Avilés se asoma hoy viernes a una reunión trascendental en el servicio de mediación de conflictos de Oviedo para evitar el inicio de una huelga indefinida de inmediato. Las perspectivas son halagüeñas desde la parte sindical después del encuentro celebrado ayer jueves, aunque la pelota está ahora del lado empresarial para cerrar el acuerdo.

 

Según informó el comité de huelga, que se sentó a la mesa negociadora junto al gerente del Centro Portuario de Empleo del Puerto de Avilés y representantes de las asociaciones patronales, su propuesta de ajuste económico fue aceptada. Incluía un paquete de medidas organizativas y económicas que aseguren la viabilidad de la empresa.

Este acercamiento de posturas debería convertirse hoy en un acuerdo, siempre y cuando se acepten las contrapartidas que piden los estibadores. La primera de ellas pasa por la continuidad del Centro Portuario de Empleo del Puerto de Avilés, e iría seguida de una estabilidad en el trabajo, con unos ingresos acordes a la actividad, además de una rebaja en la carga de trabajo eventual, que actualmente no existe, según los representantes del comité de huelga.

El Centro Portuario de Empleo del Puerto de Avilés, heredero de la antigua Sociedad de Estiba y Desestiba, afronta, si no hay esta mañana un acuerdo una convocatoria de huelga indefinida que comenzaría hoy mismo. El Sindicato de Estibadores del Principado de Asturias (SEPRA) impulsa la movilización cuyo germen es la notificación, el pasado 3 de agosto, de la intención de disolver el Centro Portuario de Empleo.

El proceso de disolución implicaría que la plantilla se distribuirá entre los cinco accionistas del Centro Portuario de manera proporcional, con lo que se debilita la capacidad de respuesta y asegura estabilidad en el empleo, según los trabajadores.

Además, la disolución podría agudizar otros problemas como el peso excesivo de la plantilla eventual, con 42 trabajadores frente a los 32 contratos fijos, cuando en 2013 eran 56, según señala SEPRA.